El Caso de Vladimiro Roca y los comunicadores sitiados en su casa

domingo, 18 de octubre de 2009

El caso lo conto hace unos dias Héctor Julio Cedeño Negrín, Periodista independiente en (http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=23659).- Ciudad de la Habana, 14 de octubre de 2009.- Con la actuación, ahora contra los Comunicadores Comunitarios, se demuestra una vez más que la dictadura de los Castro sigue incrementando la represión contra la Prensa Independiente de Cuba.

Prueba de ello es el cerco tendido contra la residencia de Vladimiro Roca Antúnez, donde se realiza una contestataria protesta por parte de un grupo de comunicadores.

¿El motivo? Las acciones ilegales de la dictadura contra un grupo de periodistas independientes y el despojo cotidiano de los medios de trabajo de estos, por parte de la llamada Seguridad del Estado.

El caso es que la Prensa Independiente no teme a la censura de la satrapía imperante y sigue informando de todos los desmanes que se comenten a diario en nuestra isla.

Incluso sobre lo que no informa la prensa internacional acreditada. Que, claro está, que puede ser expulsada por los gobernantes si comunican algo que a los gobernantes no agrade.

El caso es, que a los Periodistas Independientes solo nos pueden intimidar con la Ley Mordaza, llamada la Ley 88, en la que nos amenazan, con la caterva de años, a que nos pueden condenar. Pero no nos intimidan cuando uno dice la verdad y quedan desarmados.

Tampoco pueden demostrar, que somos pagados por ningún Gobierno. Y si alguna publicación extranjera nos financia, nadie puede decir que sea ilegítimo. Porque todo periodista puede recibir alguna remuneración por su trabajo.

Por lo pronto tendrán que readaptar las leyes, porque no hay pruebas de que recibimos dinero de ninguna Embajada extranjera.

Tratan de implicarnos con la recepción de dinero de algún "terrorista cubano" residente en el extranjero. Pero se le acaban pronto los argumentos.

Las hordas de la mal llamada “Seguridad del Estado” actúan como una mafia. Robando nuestros medios de trabajo para beneficio propio y el de sus integrantes, que utilizan nuestros medios para uso particular.

Ni siquiera extienden un Acta de Decomiso cuando se apropian de algo. Soy testigo de cargo, porque ellos me robaron una cámara fotográfica.


En ese sentido recuerdan a los “Tigres de Mas Ferrer” , los que aprendieron a mafiosos en la Universidad de la Habana, en los años cuarentas con Rolando y que alguna vez cacheteó al otro tan conocido, y que luego mandó a ponerle una bomba.

Son casi una copia al carbón de aquellos grupos gansteriles.

Yo llamaría a estos “Las ratas de Castro”, por darle el nombre del animal al que más se les parecen.

Ahora, como he dicho en otras ocasiones, tratan de implicar a los periodistas en causas del delito común, para evitar las condenas de la SIP, Reporteros Sin Fronteras, Amnistía Internacional y otras Organizaciones Internacionales de renombre.

Y a eso dedican gran parte de su tiempo, preparando la coartada. Tal parecen retrazados mentales, que tratan de demostrar lo indemostrable. Son sencillamente individuos mediocres que catalogan a sus adversarios igual que a ellos mismos.

Nunca pensé que los asesores de la dictadura, fuesen tan estúpidos, como los propios dictadores.

Hace algunos días, divulgué un artículo que intitulé Que se traerán entre Manos, si mal no recuerdo. Donde expresaba que me habían enviado a un individuo vestido de civil, el cual me preguntó sobre un vecino muerto hace años y que vivió allí hace más de quince. Lo mataron en una calle de la Habana vieja, con una muerte alevosa como usa la mafia.

Ahora resulta que el tipo que me enviaron en aquella ocasión, al que yo no conocía, y que se presentó como un civil en aquel momento, resulta que es el Jefe de Sector de la Circunscripción en la que vivo.

Llegó ayer martes 13 de octubre a las seis de la tarde, queriendo entrevistarse conmigo ¡como amigo! Y con otro individuo que supongo tratará de utilizar como testigo, en alguna conversación.

Quiso citarme para el Sector, este miércoles a las diez de la mañana, y trató de entregarme una citación. Pero le dije que yo no voy a citaciones policiales, que hay necesariamente que llevarme preso.

Me dijo que no importaba, que él quería platicar conmigo, amigablemente, ese mismo miércoles y vendría por la tarde en mi casa, a eso de las seis.

Le dije que sí, pero si ya no está confeccionada la trampa hasta este momento, tal vez no asista. Lo pensaré, porque sé de las malas ideas que tienen para con nosotros.

A continuación una foto donde un grupo de hermanos respaldamos la protesta que se realiza en la vivienda de Vladimiro Roca


2 comentarios:

Anónimo dijo...

I am not going to be original this time, so all I am going to say that your blog rocks, sad that I don't have suck a writing skills

Anónimo dijo...

I would appreciate more visual materials, to make your blog more attractive, but your writing style really compensates it. But there is always place for improvement

 
 
 

Archives